Palmer Luckey, creador de las Oculus Rift, gana contrato del gobierno estadounidense para hacer drones con Inteligencia Artificial

Uno de los creadores de Oculus Rift, Palmer Luckey, ha ganado con una empresa un gran contrato para desarrollar drones con Inteligencia Artificial.

El país del mundo que más PIB (Producto Interior Bruto) invierte en defensa, tras Corea del Norte, es Estados Unidos. Los defensores de la paz mundial (entiéndase la ironía) se caracterizan por invertir ingentes cantidades de dinero en armas de guerra. Hace tiempo Google desarrollo ‘Project Marven’ para el ejército estadounidense. Tras la lluvia de críticas Google salió de dicho proyecto. Ese espacio ha salido a subasta y ha sido ocupado por Anduril, una compañía de Palmer Luckey. La idea es desarrollar drones con Inteligencia Artificial.

Palmer Luckey desarrollara drones con Inteligencia Artificial para el ejército de Estados Unidos

Luckey, para quien no lo sepa, es el cofundador de la compañía Oculus Rift, actualmente propiedad de Facebook. Pues bien, se ha hecho con un contrato del Pentágono, para el desarrollo de drones autónomos con Inteligencia Artificial.

Se desconocen las implicaciones del contrato adjudicado a Anduril, compañía de Luckey. Parece ser un contrato bastante similar al que obtuvo Google hace algún tiempo y del que se desvinculo. Lo que se ha dicho hasta el momento es que sería el desarrollo de un sistema de aprendizaje automático que permitiría detectar todo tipo de sujetos mediante drones autónomos. Se pretende recabar toda la información útil posible para poder coordinar ataques e incursiones.

Anduril ya es una compañía conocida en el sector por ser los desarrolladores de Lattice. Hablamos de un sistema basado en el aprendizaje automático, que tiene la capacidad de identificar objetos y monitorizarlos. Esto lo hace una herramienta muy interesante para situaciones en conflicto. Luckey no hace mucho, dijo que esperaba que los soldados estadounidenses puedan “ser perfectamente omniscientes”, sin ser sorprendidos en el campo de batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *